¿Que busca cada vez más el inversor?

En épocas de crisis como en la que nos encontramos sumado a la cantidad de noticias negativas que va recibiendo el ciudadano día a día no es de extrañar que los inversores busquen inversiones seguras en lugar de inversiones que se caractericen por ser más rentables que otra cosa. Por ejemplo, los inversores que invierten en bolsa están teniendo bastantes problemas estos últimos tiempos debido a la incertidumbre generalizada en la economía a todos los niveles, a  nivel político, económico…Está claro que cuando un inversor gana en bolsa es porque otro inversor ha perdido, es por esto que a mí personalmente este tipo de inversión ya no me gusta, no es una inversión que se pueda decir que es segura puesto que la historia siempre se repite. Es imposible que todos los inversores que invierten aquí puedan ganar, para que uno gane otro tiene que perder.

Como inversiones seguras desde el departamento patrimonial solemos recomendar otro tipo de operaciones estando la inversión inmobiliaria aun hoy como una de las más recomendadas pues las estadísticas demuestran que siguen siendo las más rentables. Ahora bien, la inversión inmobiliaria es rentable siempre y cuando invirtamos bien, pues aparte de no haber riesgo de cambios volátiles en el precio es que si compramos a un precio muy por debajo del mercado la rentabilidad también puede ser muy interesante.

En estos casos dentro de la inversión inmobiliaria hablaríamos de dos tipos de inversiones. Las compra de inmuebles procedentes de bancos y la inversión en capital privado, que no trata de comprar inmuebles sino prestar dinero en garantía de un inmueble. Generalmente en el capital privado la rentabilidad que obtiene el inversor es del 12% anual, algo que no está nada mal.

Y nadie puede decir que se corra ningún riesgo pues si se hace la gestión de manera legal y se pone un tipo de interés que la ley reconozca como legal (un 12% por ejemplo) el riesgo que corremos es cero al no prestar nunca más del 30% del valor de tasación del inmueble.

El único pero que le podemos poner a la inversión en capital privado es que no podemos salir fácilmente de la inversión, es decir, si por ejemplo firmamos un préstamo a 5 años con el cliente pasados un año no podemos cancelar así por así. En este caso, lo que haríamos seria sustituir un inversor por otro, de esa manera no perjudicamos al cliente que en su día solicito financiación al tiempo que el inversor recupera su capital sin necesidad de esperar esos 5 años.

En que invertir mi dinero

Deja un comentario