Inversión en empresas pero no en cualquiera

A la hora de invertir en empresas en tiempos como los de hoy actualmente los inversores buscan invertir en dos tipos de empresas, por un lado están las empresas en crisis en donde por su precio puede ser interesante la compra y por el otro están las empresas en rentabilidad en donde por la rentabilidad generada también suelen ser una buena opción.

El resto de empresas, aquellas que están en una situación intermedia cada vez menos resultan de interés para los inversores profesionales dedicados a invertir en negocios. De eso es de lo que hoy en Grupo Avanza queremos hablar hoy, de porque se están centrando en estos dos tipos de negocios.

Si os fijáis en ambos tipos de negocios lo que prima realmente es la seguridad. Aunque parezca raro incluso la compra de una empresa en crisis puede aportar mayor seguridad al inversor que la compra de una empresa normal y corriente.

Eso es una de las cosas que más buscan los inversores profesionales, la seguridad unida a una rentabilidad que vaya a la par con el riesgo asumido.

¿Por qué comprar una empresa en crisis puede verse como una compra segura?

Bueno, es verdad que todo depende de en qué sector se encuentre la empresa pero en líneas generales quien compra una empresa en crisis la ventaja que tiene esta en el precio. De hecho incluso puede llegar a  comprar la empresa sin poner un euro de ahí que la seguridad para el comprador sea plena.

Si compras una empresa sin haber tenido que pagar nada por mal que vaya la empresa en principio el riesgo asumido por el comprador es cero.

Con salvedades por supuesto porque no es tan fácil comprar una empresa sin poner dinero de por medio, esta opción solo es válida para determinados negocios y siempre y cuando los inversores que entren sean profesionales.

Es decir, cuando se vende una empresa bajo esta forma no se deja entrar a cualquier , más todavía cuando hay una empresa encargada de la venta.

Cuando es un particular quien vende su empresa puede venderla a cualquiera, no  en otros casos.

Por otra parte la razón por la que compran empresas en rentabilidad es más que evidente. Este tipo de negocios al contar con todo creado para poder generar beneficio es un tipo de empresa que interesa comprarla. Ahora bien, hay dos tipos de empresas en rentabilidad, las que generan el beneficio por si solas y las que por otro lado el beneficio de la empresa depende en gran medida del gerente o antiguo propietario.

En estos segundos casos el interés por la compra disminuye de manera importante ya que el nuevo comprador sabe que una vez compre el negocio será muy difícil obtener los mismos resultados que el anterior dueño.

Es por eso que prefieren las empresas que por sí solas son capaces de generar el beneficio esperado, de esa manera el inversor que invierte tiene la seguridad de haber comprado una empresa rentable en donde además la gestión no depende de una sola persona. Por eso entre otras razones acaban comprando empresas grandes, las pymes por muy rentable que sea el negocio mucha de la cartera de clientes se debe a simpatía con el antiguo propietario….

En que invertir mi dinero

Deja un comentario