¿Cómo afecta la posible independencia de Cataluña en la inversión en España?

Cada vez que escuchamos hablar acerca de la posible independencia de Cataluña desde el bando del NO siempre nos dicen los efectos negativos que esto genera en nuestro país a nivel de inversión. Porque se quiera o no los inversores cuando invierten en un país lo hacen en aquel en donde hay equilibrio, es decir, donde saben no van a llevarse luego sorpresas desagradables como si pasa en otros países, especialmente en los menos desarrollados donde quien invierte lo hace asumiendo un nivel de riesgo muy alto (por ejemplo países en África con cambios de gobiernos constantes…)

España ahora mismo, sobretodo en Cataluña se ha convertido en un país donde actualmente reina la incertidumbre. Esto lo que provoca es que si por ejemplo soy un empresario y estoy pensando en instalarme en Cataluña me lo piense antes dos veces hasta no estar el asunto resuelto. De ahí que los empresarios quieran que se acabe ya de una vez este proceso sea de una manera o de otra porque mantener la situación a este nivel provoca que la inversión en Cataluña sea mucho menor. Y además es normal y de sentido común.

Uno no invierte en un sitio donde no se sabe cómo va a ser la gestión luego ni cómo le va a afectar a su negocio. De hecho en varios programas televisivos ya se ha visto el posible efecto que pueden recibir las empresas catalanas en el resto del país en caso de independencia, donde se ve que se boicotearan los mismos. Esto lo pudimos ver recientemente en el programa de Salvados en la sexta donde una familia sevillana así lo afirmaba, y no es algo aislado…

También con esto han surgido personas que viendo el “miedo” y el rechazo que está generando este proceso están intentando ganar con la situación. Por ejemplo, hay un alcalde en una zona muy cercana  a Cataluña que ya se ha ofrecido a las empresas catalanas que anuncian que cambiarían su sede social en caso de que Cataluña se independice.

Y aquí no estamos hablando de temas políticos, solamente los económicos  y ante eso, si nos fijamos en la opinión de los empresarios catalanes vemos como una mayoría aplastante no quiere la independencia por los efectos negativos que eso pudiera generar, entonces, me pregunto, si la razón principal por la cual se “vende” la independencia es la económica, ¿por qué entonces los empresarios catalanes no la desean e incluso tienen miedo a las consecuencias?

En que invertir mi dinero

Deja un comentario