Préstamos entre particulares e inversores privados

Entre las inversiones que solemos recomendar desde nuestra empresa está la de los préstamos entre particulares a través de prestamistas particulares.

Esta es un tipo de inversión en donde los inversores consiguen seguridad y rentabilidad en la misma inversión.

¿Por qué los préstamos entre particulares son inversiones seguras y rentables al mismo tiempo?

La razón se explica por el tipo de préstamo que firman aquí los inversores.

A la hora de hablar de préstamos entre personas o préstamos realizados por prestamistas particulares tenemos que diferenciar por un lado los préstamos sin aval con los de con aval.

Cada uno de estos créditos es diferente entre sí aun siendo en ambos casos un particular o empresa quien firma la financiación.

Se les llama de esta forma porque el capital con el que se presta es privado no siendo por tanto una financiera como puede ser una entidad bancaria la que firma estos créditos.

Por supuesto a los préstamos personales sin aval no los consideramos como inversiones seguras para nada pues de hecho en caso de impago el riesgo está ahí de no cobrar la deuda.

Claro esta, aquí es cuestión de que cada inversor escoger que tipo de inversión prefieren realizar.

Habrá que prefieran realizar tanto préstamos personales sin aval y habrá por el contrario que solo quieran firmar los préstamos hipotecarios.

¿Las hipotecas son el crédito preferido de los prestamistas particulares?

Si lo son siendo además varias las razones que explican esto.

Estos préstamos tienen cero riesgo ya que los prestamistas privados lo que están haciendo es firmar un préstamo en base a un aval que vale varias veces más.

No solo eso, los prestamistas firman en base al estudio que les ha hecho de manera previa la financiera con lo que esta sabe si pueden o no firmar la financiación en base al riesgo existente de impago.

Solo 1 de cada cuatro operaciones de préstamos pueden acabar en impago, y en caso de darse siempre el cliente tiene opciones para con ello evitar el embargo del bien.

Los prestamistas además suelen muchas veces delegar en la financiera toda la inversión.

Muchos lo único que quieren es firmar el préstamo y olvidarse del resto dejando que sea la financiera la encargada de llevar el resto de cosas.

El resto de asuntos como puede ser la gestión fiscal, la gestión con los clientes suele correr a cargo de la financiera.

A cambio la financiera lo que hace es cobrar una comisión por llevar todos estos asuntos, comisión que al final es realmente el cliente quien pide el dinero quien la tiene que abonar.

No se la hace pagar al inversor fuera de lo que es la firma del préstamo, dentro de la cantidad prestada la financiera cobrara sus honorarios.

¿Qué préstamos también realizan estos prestamistas particulares?

La mayoría invierten en base a los consejos dados por la financiera.

De todo hay, es verdad que la mayoría solo prestan con avales de por medio pero también hay otros que pueden hacer tanto préstamos para particulares y empresas sin aval.

Cuanta mayor cantidad de inversores tiene una financiera mejores productos y servicios podrá ofrecer de manera posterior a sus clientes.

Inversiones en préstamos entre particulares como prestamistas particulares o privados

Prestamistas particulares en la inversión de capital privado

Siendo una de las inversiones mas rentables hoy día invertir en préstamos de capital privado no es de extrañar que numerosos inversores / prestamistas particulares estén viendo la oportunidad de inversión en el sector el cual hay que decir está consolidado desde hace años.

Para quien no sepa lo que es la inversión en préstamos de capital privado consiste básicamente en prestar dinero a personas/empresas obteniendo a  cambio una rentabilidad en forma de tipos de interés.

La razón por la cual actualmente hay bastante demanda en la tramitación de préstamos particulares se debe a la poca voluntad de bancos y entidades financieras tradicionales en tramitar otros préstamos fuera de sus productos.

Por ejemplo, personas que están incluidas en algún registro de morosidad como puede ser el asnef /rai no tienen acceso al sistema bancario en la mayor parte de las ocasiones dando igual si tienen aval con el que poder garantizar la operación o no. Lo mismo pasa cuando el cliente tiene alguna deuda con hacienda o la seguridad social, literalmente el banco deniega la operación prácticamente sin decir nada más.

No es de extrañar entonces que el sector del capital privado haya crecido tanto en los últimos años.

A pesar de esto, hay una serie de normas que los prestamistas particulares deben cumplir desde hace unos pocos años si desean poder trabajar en el sector de manera correcta. A partir de aquí es cuestión del cliente elegir que opción prefieren ,si actuar con una financiera regulada o bien con un prestamista particular o inversor privado que actúa por su cuenta.

Porque la parte negativa que nos podemos encontrar en este sector es que cualquier persona puede prestar dinero, no importa profesión, de donde viene el dinero…Ese es un problema ya que no todos los que tramitan un préstamo rápido lo hacen en base a unos conocimientos como si lo hace un agente financiero experto en asesoría financiera.

El prestamista particular que actúa por su cuenta no aconseja ni adapta el préstamo a las necesidades del cliente, muy posiblemente ni tan siquiera sepa si dispone o no de ingresos, si tiene otros préstamos, para que quiere el dinero…El prestamista particular que actúa sin la presencia de una intermediaria o financiera ( la mayor parte de las empresas de capital privado tienen inversores con los que trabajan siendo el inversor quien pone el dinero y la financiera /intermediaria quien hace el estudio de la operación) no suele trabajar bien este tipo de préstamo porque falla en el análisis de la operación.

Por el contrario las financieras e intermediarias que si están reguladas no solo cumplen con las normas existentes (oferta vinculante, tasación obligatoria por ley) sino que encima te aconsejan sobre el tipo de préstamo que mejor se puede adaptar a  tus necesidades. No es lo mismo un préstamo a 5-10 años que por ejemplo un préstamo a 1 año a vencimientos en el que no hay cuotas mensuales. Y con ello no queremos decir que uno es mejor que otro, pues no es el caso, no existe el préstamo perfecto sino aquel que mejor se adapta a lo que estas buscando.

En que Invertir mi Dinero