Capital Privado

Inversión en capital privado

El capital privado puede ser un medio muy útil de financiación tanto para familias como empresas. La principal razón por la cual se acude a una empresa de capital privado es debido a que el sistema bancario le ha cerrado las puertas. Normalmente es debido a una incidencia en algún registro de morosidad tipo asnef/rai, aunque realmente hay otros muchos motivos. Desde una persona que aun teniendo un patrimonio importante detrás no tiene ingresos mensuales hasta una persona que acude al capital privado debido a la rapidez en la  concesión del préstamo.

En estos casos convertirse en inversor de capital privado puede ser un muy buen medio para maximizar nuestros ahorros ya que además de obtener rentabilidades superiores al 10% estamos asegurando nuestro capital con un bien que supera hasta es 3 veces el valor del préstamo realizado.

No obstante, cualquier duda en lo referente a la inversión en capital privado se comenta en el apartado de preguntas frecuentes. Si está usted interesado le recomendamos que eche un vistazo a esa página para resolver las dudas que pueda tener.

Si por el contrario deseara una entrevista en persona en nuestro despacho en la cual podamos aclarar sus dudas tranquilamente podríamos reunirnos y explicarle en detalle la operativa de nuestra empresa, las oportunidades de inversión que tenemos siendo evidentemente el capital privado la mejor de todas ellas…

En cuanto a las inversiones de capital privado conviene decir que son inversiones a medio o largo plazo, es decir, un inversor que invierta en un préstamo a un año no podrá recuperar su capital en por ejemplo 3 meses no importa cuál sea el motivo ya que es una financiación que se le ha dado a un cliente y el plazo de devolución es anual, otra cosa bien distinta es que podamos buscar al inversor una solución.

Esto será así según el plazo que hayamos aceptado.

Nosotros por ejemplo tramitamos préstamos con plazos de todo tipo, tenemos préstamos de capital privado cuyos plazos son inferiores al año ya que el propio solicitante así lo solicita, tenemos luego los préstamos rápidos habituales firmados a un año, y por último también tenemos otros préstamos que se hacen a largo plazo en los que se firma un préstamo a dos, tres, cuatro o incluso más años.

Esta última forma de financiación es la habitual cuando el que solicita el dinero no tiene pensado cancelar el crédito con posterioridad a la firma sino que quiere tener un préstamo en el que ir pagando las cuotas cómodamente.

Aquí por ejemplo estaríamos hablando de una oportunidad de inversión a largo plazo, ya que si firmamos un préstamo a 5 años a no ser que el cliente luego cancele el préstamo anticipadamente tendremos que dejar pasar esos 5 años para recuperar nuestro capital. Eso sí, habrán pasado 5 años en los que habremos estado rentando nuestro dinero a un 12% anual. ¿No está nada mal verdad?

Las inversiones de capital privado tienen muchas particularidades por eso siempre es recomendable el acudir a profesionales del sector e invertir con ellos para evitar cualquier incumplimiento o problema posterior. Recordamos que estas inversiones tienen una serie de normas que hay que cumplir ya que si se incumplen luego podemos tener problemas con nuestra inversión.

Además en los contratos siempre es necesario incluir una serie de clausulas que den más fuerza en la operación.

En que invertir mi Dinero